El Testimonio de Juan el Bautista (San Juan 1:19-28)

Actualizado: 9 may 2021

El testimonio de Juan el Bautista

19 Este es el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron sacerdotes y levitas de Jerusalén a preguntarle: ¿Quién eres tú? 20 Y él confesó y no negó; confesó: Yo no soy el Cristo. 21 Y le preguntaron: ¿Entonces, qué? ¿Eres Elías? Y él dijo: No soy. ¿Eres el profeta? Y respondió: No. 22 Entonces le dijeron: ¿Quién eres?, para que podamos dar respuesta a los que nos enviaron. ¿Qué dices de ti mismo? 23 El dijo: Yo soy LA VOZ DEL QUE CLAMA EN EL DESIERTO: ``ENDEREZAD EL CAMINO DEL SEÑOR, como dijo el profeta Isaías. 24 Los que habían sido enviados eran de los fariseos. 25 Y le preguntaron, y le dijeron: Entonces, ¿por qué bautizas, si tú no eres el Cristo, ni Elías, ni el profeta? 26 Juan les respondió, diciendo: Yo bautizo en agua, pero entre vosotros está Uno a quien no conocéis. 27 El es el que viene después de mí, a quien yo no soy digno de desatar la correa de su sandalia. 28 Estas cosas sucedieron en Betania, al otro lado del Jordán, donde Juan estaba bautizando.


Ver Transfondo histórico del libro de Juan

Bosquejo de Juan


Comentario de Matthew Henry

1:19-28 Juan el Bautista reniega de sí mismo como el Cristo, el que se esperaba. Él vino en el espíritu y poder de Elías, pero él no era la persona de Elías. Juan no era ese Profeta que Moisés dijo que el Señor levantaría. Él no era un profeta, como ellos esperaban, que los rescataría de los romanos. Juan el Bautista dio cuenta de sí mismo, de tal modo que podría despertarlos a prestar atención a él. Él bautizó a la gente con el agua como una profesión de arrepentimiento, y como un signo externo de las bendiciones espirituales que se le confieren en virtud del Mesías, que estaba en medio de ellos, a pesar de que no lo conocieron, y al que no era digno para prestar el servicio más humilde.


Original Griego

Judíos (Ioudaios) En Juan esto se refiere (1) a la gente de Judea que era hostiles hacia Jesús o (2) solamente a los líderes religiosos. Algunos eruditos han dicho que un judío no podía referirse a otro de esta forma; sin embargo, la oposición judía en contra del Cristianismo se intensificó

después del Concilio de Jamnia en el 90 d.C.

Voz (phóné) El sonido de pronunciado.

Clama (boaó) Hacer un urgente llamado de peligro. Convocar intensamente, porque necesita urgentemente una respuesta.

Desierto (erémos) Adecuadamente, un lugar despoblado y sin cultivar. Es irónicamente también donde Dios ricamente otorga su presencia y provisión para los que le buscan. El ilimitado Señor se muestra fuerte en las escenas “limitantes” (difíciles) de la vida.

Enderezad (euthunó) Poner derecho es decir, hacer de inmediato, sin desviaciones o demoras innecesarias.

Camino (hodos) La forma en que uno camina.

Señor (kurios) Persona que ejerce derechos de propiedad absolutos, igualmente denota a un propietario (maestro) que ejerce plenos derechos.

Fariseos (Pharisaíos) Un separatista, un purista. Su labor es dividir y separar. Ellos eran enemigos amargos de Jesús y su causa; y a su vez fueron severamente reprendidos por él por su avaricia, ambición, dependencia hueca en trabajos externos, y afección de la piedad para ganar notoriedad.

Bautizaba (baptizó) Literalmente, “sumergirlos bajo”. El bautismo prosélito era normativo en el Judaísmo primitivo para los gentiles que deseaban convertirse; pero no era común que los judíos se bautizaran (los judíos sectarios de Qumran practicaban el auto-bautismo). Este texto involucraría implicaciones mesiánicas como en Ezequiel 36:25; Zacarías 13:1.

Cristo (Christos) El ungido con aceite de oliva, el Mesías.

Profeta (prophétés) De antemano elevar / afirmar una idea sobre otra, especialmente a través de la palabra hablada (escrita de Dios). Propiamente uno que habla por inspiración de Dios. Declara la mente (mensaje) de Dios, que a veces predice el futuro (predicción) y más comúnmente, habla su mensaje para una situación particular.

Conocéis (eidó) Viendo que se convierte en saber. Entonces es una puerta de entrada para comprender la verdad espiritual (realidad).

Después (opisó) Hacer su aparición pública después (después de) uno.

Digno (axios) Pesar, asignando el valor correspondiente. La escala de la balanza de Dios acerca de la verdad. Da valor, ‘apropiado, congruente, correspondiente.


Testimonio - Hispano-Americano de la Mision

Descripcion que hace un creyente de su experiencia personal en cuanto al impacto de Jesús y la nueva vida que él trae. Usado con sabiduría y poder, el t es una parte importante de la evangelización, y condición de su eficacia. En el NT hay una rica teología del testimonio . El testimonio es una demanda intrínseca del dinamismo de la fe (2 Co 4:13). Consiste, primero, en el pronunciamiento kerygmático, la proclamación directa y pública del propósito de Dios de salvar a todos en Jesús. Pero en Hechos hay una forma de t que no es la predicación: el testimonio de vida. La conversión de los no creyentes resulta tanto de la calidad de vida de los cristianos como de su predicación (Hch 5:12–16). Una buena conducta es clave para un buen t (1 P 2:12). No obstante, predicación y t de vida no están en oposición, y en el uso común « (Tomado de bibliatodo.com).


Testimonio - Douglas Tenney

Generalmente, una solemne afirmación para establecer algún hecho. Y comúnmente, entre los creyentes, la declaración de la experiencia cristiana de uno. En las Escrituras se refiere generalmente a aquello que fue colocado en el arca del pacto (Ex 25:21), o a la palabra de Dios (Sal 119:14),( Sal 119:88),( Sal 119:99),( comparar (Mr 6:11) (Tomado de bibliatodo.com).


Juan el bautista - Douglas Tenney

El precursor inmediato de Jesús, enviado por Dios para preparar el camino para la venida del Mesías. Juan era de descendencia sacerdotal por el lado de ambos padres (Lucas 1:5-25), (Lucas 1:56-58). Vivió como un nazareo en el desierto y fue lleno del Espíritu Santo desde su nacimiento (Lucas 1:15) «porque será grande delante de Dios. No beberá vino ni sidra, y será lleno del Espíritu Santo, aun desde el vientre de su madre».

Lucas fecha cuidadosamente su primera aparición pública (Lucas 3:1-2), más o menos por el año 26 o 27 d. de J.C. Su ministerio inicial se llevó a cabo en el desierto de Judea y en el valle del Jordán. El tema principal de su predicación era que la venida de la edad mesiánica estaba cerca y la necesidad de una preparación espiritual adecuada para recibirla. Su misión era preparar a la gente para la venida de Mesías. El bautismo en agua que él administraba simbolizaba el apartarse de y ser limpio del pecado. Su bautismo preparaba a la gente para algo nuevo ya que los judíos sólo bautizaban a los gentiles, pero Juan invitaba a los mismos judíos para ser bautizados; y su bautismo era uno de agua únicamente como preparación para el bautismo mesiánico en el Espíritu largamente anticipado por los profetas.

Aunque Jesús y Juan era primos, parece ser que Juan no supo que Jesús era el Mesías hasta que vio al Espíritu Santo descender sobre él durante su bautismo (Juan 1:32-34). La capacitación que Juan proveyó a su discípulos incluyó la oración (Lucas 11:1) «Aconteció que estaba Jesús orando en un lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar, como también Juan enseñó a sus discípulos». Y ayunos frecuentes (Mateo 9:14) «Entonces vinieron a él los discípulos de Juan, diciendo: ¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos muchas veces, y tus discípulos no ayunan?». Pero también debe haberles enseñado mucho en cuanto al Mesías y su obra. La lealtad de ellos para con Juan se manifiesta en su preocupación por la eclipsante popularidad de Jesús, su renuencia a abandonarlo en su encarcelamiento, el cuidado reverente que le dieron a su cuerpo después de su muerte y el hecho de que 20 años más tarde aún había discípulos suyos, incluyendo a Apolos, el bien versado judío de Alejandría en la lejana Efeso (Hechos 19:1-7). Jesús expresó su franco aprecio por Juan, declarando que había sido más que un profeta, y que verdaderamente había sido un mensajero de Dios enviado para prepararle el camino (Mateo 11:10-19).

Los Evangelios dicen que Juan fue muerto a causa del deseo de venganza de Herodías, a quien Juan había denunciado por su pecado de estar viviendo en adulterio con Herodes.


Las citas Bíblicas son tomadas de La Biblia de las Américas © 1986, 1995, 1997 pagina usada bibliaparalela.com y bibliatodo.com/

#juan1 #hermeneutica #hermeneuticaaplicada #palabradedios #estudiandolasescrituras #sehizocarne #elverbo #verbo

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo