Los primeros discípulos (San Juan 1:35-42)

Actualizado: 9 may 2021


Los primeros discípulos

35 Al día siguiente Juan estaba otra vez allí con dos de sus discípulos, 36 y vio a Jesús que pasaba, y dijo: He ahí el Cordero de Dios. 37 Y los dos discípulos le oyeron hablar, y siguieron a Jesús. 38 Jesús se volvió, y viendo que le seguían, les dijo: ¿Qué buscáis? Y ellos le dijeron: Rabí (que traducido quiere decir, Maestro), ¿dónde te hospedas? 39 El les dijo: Venid y veréis. Entonces fueron y vieron dónde se hospedaba; y se quedaron con El aquel día, porque era como la hora décima. 40 Uno de los dos que oyeron a Juan y siguieron a Jesús era Andrés, hermano de Simón Pedro. 41 El encontró primero a su hermano Simón, y le dijo: Hemos hallado al Mesías (que traducido quiere decir, Cristo). 42 Entonces lo trajo a Jesús. Jesús mirándolo, dijo: Tú eres Simón, hijo de Juan; tú serás llamado Cefas (que quiere decir: Pedro).


Ver Transfondo histórico del libro de Juan

Bosquejo de Juan


Comentario de Matthew Henry,

1:37-42 El argumento más fuerte y el más predominante con un alma despierta a seguir a Cristo, es decir, que él es el único que quita el pecado. Cualquiera que sea la comunión que hay entre nuestras almas y Cristo, es él quien empieza el discurso. Él preguntó: ¿Qué buscáis? La pregunta que Jesús puso a ellos, a todos nos debe poner a nosotros mismos cuando empezamos a seguirle, ¿Qué es lo que diseñamos y deseamos? En el seguimiento de Cristo, qué buscamos el favor de Dios y la vida eterna? Él los invita a venir lo antes posible. Ahora es el tiempo aceptable, 2 Cor 6:02. Es bueno para nosotros estar donde está Cristo, donde quiera que sea. Deberíamos trabajar por el bienestar espiritual de los relacionados con nosotros, y tratamos de llevarlos a él. Los que vienen a Cristo, debe venir con una resolución fija para ser firme y constante a él, como una piedra, sólido y firme; y es por su gracia que ellos son así.


Original Griego

Buscáis (zéteó) Investigar para alcanzar una resolución vinculante (terminal); para buscar, “llegar al fondo de un asunto”.

Rabí (rhabbi) Literalmente significa: “Gran número “, probablemente refiriéndose a la gran cantidad de hechos (conocimiento de la Biblia) adquirido. Literalmente significa: “El grande; mi honorable señor.

Hospedas (menó) Lugar donde se quedaba.

Décima (dekatos) Diez.

Oyeron o Oído (akouó) Escuchar la voz de Dios que lo impulsa a dar fe dentro.

Seguido (akoloutheó) Únete a él como su asistente, acompañarlo.

Andres (Andrés) “varonil”, Andrés, uno de los doce apóstoles de Cristo.

Pedro (Petros) “piedra”o”una roca”, uno de los doce apóstoles.

Llamado (kaleó) Metafóricamente, hacer pasar de un estado a otro.


Discipulo - Diccionario Mundo Hispano

(gr., mathetes, aprendiz). El alumno de un maestro, como los discípulos de Juan el Bautista (Hechos 11:26) «Y se congregaron allí todo un año con la iglesia, y enseñaron a mucha gente; y a los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía». (Tomado de bibliatodo.com).


Discípulo - Diccionario Pastoral

El uso de esta palabra es más bien raro en el AT ver (Isaías 8:16) «Ata el testimonio, sella la ley entre mis discípulos». (Isaías 50:4) «Jehová el Señor me dio lengua de sabios, para saber hablar palabras al cansado; despertará mañana tras mañana, despertará mi oído para que oiga como los sabios». (Isaías 54:13) «Y todos tus hijos serán enseñados por Jehová; y se multiplicará la paz de tus hijos». Pero lo que expresa, a saber el hombre que escucha, aprende y comparte ideas y vida de otra persona a quien tiene por maestro, es bastante más frecuente (1 Reyes 19:19-21); (Jeremías 31:34) «Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado». (Salmos 25:4-9); (Salmos 119:12) «Bendito tú, oh Jehová; Enséñame tus estatutos». (Salmos 119:26-36); (Proverbios 2:1) «Hijo mío, si recibieres mis palabras, Y mis mandamientos guardares dentro de ti». (Proverbios 3:1) «Hijo mío, no te olvides de mi ley, Y tu corazón guarde mis mandamientos». (Proverbios 8:32-34). En el judaísmo tardío extrabíblico, palabra y contenido son bastante corrientes.

En el NT se alude a discípulos de Moisés (Juan 9:28) «Y le injuriaron, y dijeron: Tú eres su discípulo; pero nosotros, discípulos de Moisés somos». de Juan el Bautista (Marcos 2:18) «Y los discípulos de Juan y los de los fariseos ayunaban; y vinieron, y le dijeron: ¿Por qué los discípulos de Juan y los de los fariseos ayunan, y tus discípulos no ayunan?». par; (Juan 1:35) «El siguiente día otra vez estaba Juan, y dos de sus discípulos». (Hechos 19:1) «Aconteció que entre tanto que Apolos estaba en Corinto, Pablo, después de recorrer las regiones superiores, vino a Efeso, y hallando a ciertos discípulos». de los fariseos (Marcos 2:18) «Y los discípulos de Juan y los de los fariseos ayunaban; y vinieron, y le dijeron: ¿Por qué los discípulos de Juan y los de los fariseos ayunan, y tus discípulos no ayunan?». (Lucas 5:35) «Mas vendrán días cuando el esposo les será quitado; entonces, en aquellos días ayunarán».

Pero son los discípulos de Jesús los que acaparan la atención principal. Discípulos que a veces se identifican con los Doce (Mateo 10:1) «Entonces llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad sobre los espíritus inmundos, para que los echasen fuera, y para sanar toda enfermedad y toda dolencia». (Mateo 26:14) «Entonces uno de los doce, que se llamaba Judas Iscariote, fue a los principales sacerdotes». (Mateo 28:16) «Pero los once discípulos se fueron a Galilea, al monte donde Jesús les había ordenado». (Marcos 6:7) «Después llamó a los doce, y comenzó a enviarlos de dos en dos; y les dio autoridad sobre los espíritus inmundos». (Marcos 14:13-16); (Lucas 9:1) «Habiendo reunido a sus doce discípulos, les dio poder y autoridad sobre todos los demonios, y para sanar enfermedades». pero que con frecuencia designan a un grupo más amplio (Mateo 8:21) «Otro de sus discípulos le dijo: Señor, permíteme que vaya primero y entierre a mi padre». (Lucas 6:17) «Y descendió con ellos, y se detuvo en un lugar llano, en compañía de sus discípulos y de una gran multitud de gente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón, que había venido para oírle, y para ser sanados de sus enfermedades». (Lucas 6:19) «Y toda la gente procuraba tocarle, porque poder salía de él y sanaba a todos». (Lucas 6:37) «No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados». 'ver (Lucas 10:1) «Después de estas cosas, designó el Señor también a otros setenta, a quienes envió de dos en dos delante de él a toda ciudad y lugar adonde él había de ir». (Juan 6:60) «Al oírlas, muchos de sus discípulos dijeron: Dura es esta palabra; ¿quién la puede oír?». (Juan 6:66) «Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él». En el libro de los Hechos, discípulo y creyente llegan a identificarse (Hechos 6:1) «En aquellos días, como creciera el número de los discípulos, hubo murmuración de los griegos contra los hebreos, de que las viudas de aquéllos eran desatendidas en la distribución diaria». (Hechos 6:7) «Y crecía la palabra del Señor, y el número de los discípulos se multiplicaba grandemente en Jerusalén; también muchos de los sacerdotes obedecían a la fe». (Hechos 9:10) «Había entonces en Damasco un discípulo llamado Ananías, a quien el Señor dijo en visión: Ananías. Y él respondió: Heme aquí, Señor». (Hechos 9:26) «Cuando llegó a Jerusalén, trataba de juntarse con los discípulos; pero todos le tenían miedo, no creyendo que fuese discípulo». (Hechos 14:20) «Pero rodeándole los discípulos, se levantó y entró en la ciudad; y al día siguiente salió con Bernabé para Derbe». ver (Juan 8:31) «Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos». Por su parte, (Juan 6:45) «Escrito está en los profetas: Y serán todos enseñados por Dios. Así que, todo aquel que oyó al Padre, y aprendió de él, viene a mí». constata el cumplimiento de (Isaías 54:13) «Y todos tus hijos serán enseñados por Jehová; y se multiplicará la paz de tus hijos». (Tomado de bibliatodo.com).


Discípulo - Diccionario Biblico Torres Amat

Dios aparece con frecuencia instruyendo a Israel y el pueblo aparece como discípulo. El largo (Salmos 118) tiene ese sentido. En los Evangelios se llaman discípulos a los Apóstoles. (Mateo 13:52) «El les dijo: Por eso todo escriba docto en el reino de los cielos es semejante a un padre de familia, que saca de su tesoro cosas nuevas y cosas viejas». Los Hechos amplían el significado a todos los creyentes (Hechos 9:1-25). El ser discípulo lleva consigo vivir y dar testimonio de lo aprendido. Jn 8,32 (Tomado de bibliatodo.com).


Las citas Bíblicas son tomadas de La Biblia de las Américas © 1986, 1995, 1997 pagina usada bibliaparalela.com

#juan1 #hermeneutica #hermeneuticaaplicada #palabradedios #estudiandolasescrituras #sehizocarne #elverbo #verbo

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo